nuevos artículos

31.10.12

Situación nacional de la policía judicial

PLACA POLICIA JUDICIAL


De todas las leyes antes citadas (ver http://insigniassonline.blogspot.com.es/2012/10/el-problema-de-la-policia-judicial.html) la que más parece buscar una estructura de la policía judicial es la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. 

Ya el preámbulo de dicha ley expresa que, con antecedentes en las otras leyes, con ella se "completa el régimen regulador de la policía judicial, sentando las bases para la organización de unidades de policía encargadas del ejercicio de dicha función". En sintonía con tal aseveración, la ley va perfilándola a lo largo del capítulo V del título II, es decir, desde el art. 29 hasta el 36. Cinco de esos ocho artículos, nos van a arrojar las tres características de la clase de policía judicial estructurada con la ley. Miremos a continuación lo que nos dicen esos artículos.

Mediante el art. 30.1 se crean las Unidades de Policía Judicial, estableciendo el art. 31.1 que los funcionarios de ellas "dependen orgánicamente del Ministerio del Interior y funcionalmente de los jueces, tribunales o Ministerio Fiscal que estén conociendo del asunto objeto de su investigación". Es decir, la dependencia lo será sólo de las funciones derivadas de la investigación, pero de nada más. Igualmente, con el art. 29.1 y el 30.1, se deja claro que sólo pueden pertenecer a dichas Unidades los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, esto es, los del Cuerpo Nacional de Policía y los de la Guardia Civil, excluyendo a los de las Policías Autónomas y las Policías Locales .

Por otro lado, el art. 32 indica que para formar parte de esas Unidades se precisa superar un curso de especialización en "los centros de formación y perfeccionamiento de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con participación de miembros de la Judicatura y del Ministerio Fiscal, o complementariamente en el Centro de Estudios Judiciales", añadiendo también que "la posesión del diploma correspondiente será requisito necesario para ocupar puestos" en ellas.

Finalmente, el art. 34.1 señala que "Los funcionarios de las Unidades de Policía Judicial no podrán ser removidos o apartados de la investigación concreta que se les hubiera encomendado, hasta que no finalice la misma", salvo que sea "por decisión o con la autorización del juez o fiscal competente".

Esta es, por tanto, la policía judicial desarrollada de la Constitución a través de la Ley de Fuerzas y Cuerpos, que en síntesis está condicionada a tres requisitos que la caracterizan:
-Pertenencia de sus miembros a la policía estatal.

-Obtención de sus integrantes de un diploma en centros homolo-
gados.

-Imposibilidad de ser sus componentes apartados de la investi-
gación.

Sin embargo, basta con echar un vistazo al panorama policial actual, para ver que existe otra dimensión diferente de policía judicial que, además de no estar sometida a esos tres requisitos, es la más utilizada por los jueces y fiscales. Dicho de otro modo, esa dimensión representa la columna vertebral sobre la que descansan, desde hace años, las funciones de policía judicial.

En efecto, tanto las policías estatales, como las autonómicas y locales, cuentan con servicios propios de policía judicial compuestos por funcionarios que no cumplen los requisitos establecidos en la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. La cobertura legal para que tales servicios puedan seguir operando se halla, principalmente, en el art. 283 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y en el 443 de la Ley del Poder Judicial. Habiéndose superado ya la polémica sobre si es o no suficiente tal cobertura, lo cierto es que esos servicios son continuamente requeridos por jueces y fiscales para ejercer labores de policía judicial.

Así pues, se puede sentenciar que en España operan dos clases de policía judicial. La primera se constituye por las Unidades a las que hace referencia la Ley de Fuerzas y Cuerpos y que, comúnmente, suele recibir el nombre de policía judicial adscrita o también el de policía judicial orgánica. La segunda la forman los servicios de investigación criminal creados en los distintos cuerpos policiales, y que podríamos denominar como policía judicial funcional.

En un ejercicio de comparación entre ambas, observamos que, desde un plano teórico, la primera parece contener mucho más la esencia de lo que debe ser una policía judicial. A pesar de ello, en la práctica se halla notablemente menos desarrollada que la segunda, pues apenas cuenta con suficientes medios humanos y materiales. Por contra, la policía judicial funcional dispone de muchos más recursos, superando con creces los puestos a disposición de la adscrita u orgánica. En respuesta a ésta considerable diferencia, algunas voces críticas manifiestan que la razón estriba en que no hay una verdadera voluntad política en poner una eficaz fuerza policial investigativa en manos del Poder Judicial, ya que, fortaleciendo a éste se debilitan el Poder Ejecutivo y el Legislativo.

Sea por la razón que se quiera, lo que no ofrece duda es que la policía judicial que tiene el mayor amparo jurídico para sacar adelante sus trabajos, y que se encuentra con la inestimable ventaja de estar más cerca de los jueces y fiscales para poder apoyarse en ellos, carece de los medios materiales y recursos humanos necesarios para cumplir bien sus cometidos. Mientras, la policía judicial que, en apariencia, está dotada con los elementos técnicos y personales suficientes para alcanzar sus metas, se halla con menos protección legalista y más distante de la autoridad judicial y fiscal.

30.10.12

EL PROBLEMA DE LA POLICIA JUDICIAL

PLACA POLICIA JUDICIAL

A lo largo de la historia policial se viene arrastrando un viejo problema, que se halla aun sin resolver plenamente y sigue siendo un controvertido asunto, sobre cómo se organiza la policía judicial.

Para entrar en profundidad a analizar la cuestión planteada, se hace necesario dividir el punto en tres partes. En la primera resulta indispensable enmarcar y definir el concepto de policía judicial. En la segunda hay que ver cual es su situación actual en nuestro país. En la tercera y última se deben estudiar las alternativas que se pueden ofrecer para un modelo de policía judicial. Hoy veremos la primera parte:

-Concepto de la policía judicial: Centrar la idea que defina a la policía judicial obliga, necesariamente, a repasar lo que dicen de ella algunos de los textos legales de mayor significado.

En primer lugar, nuestra muy veterana Ley de Enjuiciamiento Criminal, que data del 14 de Septiembre de 1882, indica en su art. 282 que tendrá la obligación de "averiguar los delitos públicos que se cometieren en su territorio o demarcación; practicar, según sus atribuciones, las diligencias necesarias para comprobarlos y descubrir a los delincuentes, y recoger todos los efectos, instrumentos o pruebas del delito de cuya desaparición hubiere peligro, poniéndolos a disposición de la autoridad judicial". Por su parte, la Constitución de 1978 se refiere a la policía judicial en el art. 126, diciendo que "La policía judicial depende de los jueces, de los tribunales y del Ministerio Fiscal, en sus funciones de averiguación del delito y descubrimiento y aseguramiento del delincuente, en los términos que la ley establezca". En cuanto a la Ley Orgánica 6/85, del Poder Judicial, de fecha 1 de Julio, señala en su art. 443 que "La función de la policía judicial comprende el auxilio a los juzgados y tribunales y al Ministerio Fiscal en la averiguación de los delitos y en el descubrimiento y aseguramiento de los delincuentes", añadiendo en el 445.1.a, que entre sus funciones esta "La averiguación acerca de los responsables y circunstancias de los hechos delictivos y la detención de los primeros, dando cuenta seguidamente a la autoridad judicial y fiscal, conforme a lo dispuesto en las leyes". Por último, la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad se centra más en los aspectos prácticos que en los teóricos, remitiéndose ligeramente sobre ello al art. 126 de la Constitución.

Queralt y Jiménez Quintana (1989) en su "Manual de Policía Judicial", la conceptúan diciendo que "constituye una función específica dentro de las funciones de la Policía General, basada en los criterios de la policía científica, destinada a la investigación de los hechos punibles, la persecución y aseguramiento de los delincuentes, poniendo a disposición de la autoridad judicial y, eventualmente, del Ministerio Fiscal, los resultados de sus averiguaciones".
De todo lo anterior parece desprenderse que la policía judicial es aquella que, dicho de un modo simple y concluyente, en dependencia de los jueces y fiscales se encarga del esclarecimiento completo de los delitos y las faltas.

29.10.12

INSIGNIAS FUERZA AEREA

INSIGNIAS FUERZA AEREA



La publicación en el blog de algunos artículos e imágenes de emblemas  aeronaúticos ha despertado el interés de nuestros lectores, que nos han animado a seguir publicando sobre este asunto.

En este sentido, nos han  pedido que incluyeramos una imagen de  calidad del emblema del TLP y asi lo hemos hecho.

Para aquellos que no hayan oido hablar del TLP, os resumimos a grandes rasgos de que se trata.

El TLP, Tactical Leadership Programme o Programa de Liderazgo Táctico es basicamente  una escuela para pilotos experimentados dónde se les enseña a preparar, organizar y dirigir misiones multinacionales.

El TLP se creó dentro de las Fuerzas Aliadas en Europa central, Allied Air Forces Central Europe (AAFCE), y ha tenido varias ubicaciones a lo largo de su historia, Fürstemfeldbruck (Alemania), Jever (Alemania), Florennes (Bélgica) y finalmente en el año 2009 oficialmente se inició el TLP en Albacete (España).

El programa de misiones del TLP abarca entre otras:

 No Fly Zone (NFZ) Enforcement
Ataque a buques (ASUW)
Combat SAR (CSAR)
Dynamic Targeting
Air Interdiction
Threat Reaction
High Value Asset (HVA) Defense
Low Level Attack
Etc...

En la imagen, el emblema bordado en alta calidad (hilo de oro) del  TLP, de la exposición permanente de INSIGNIA ONLINE.

28.10.12

CAZADORAS DE AVIADOR (ESCUDOS BORDADOS)

AERONAUTICA MILITAR


Para estar a la última y sacarle el máximo partido a tu vieja cazadora de cuero, te recomendamos echarle un vistazo a este artículo, ya que te vamos a dar pistas para aportar a tu chaqueta un toque de aventura y estilo propio.

 Ya sabes que la mítica cazadora de cuero, está ahora en pleno apogeo. Se lleva la piel, así que desenpolva tu vieja chaqueta motera y dale un nuevo look con estos parches y emblemas bordados de alta calidad, que distribuye la firma española Insignia online.

Son emblemas de aeronáutica militar y civil, escudos bordados de alta calidad de pilotos y aviadores de España.

Relieves en tres D, apliques en color, hilos de oro y plata, personalizarán nuestras cazadoras de una forma acertada y única.

En las imágenes, puedes ver algunos de los modelos de emblemas de insignia online, que puedes adquirir directamente, solicitándolos por correo electrónico a insigniaonline@insigniaonline.es