nuevos artículos

1.7.12

Estética del escolta


La imagen que transmita el escolta tendrá su propia influencia en los resultados finales de su trabajo, y una buena estética contribuirá, sin duda, a mejorar tal imagen. Así, un escolta que proyecte la sensación de ser un buen profesional contará, entre otras cosas, con mayores facilidades para ganarse la confianza del VIP y sus allegados, logrando con ello, por ejemplo, que todos acepten más fácilmente sus consejos e iniciativas.

Para conseguir una estética óptima es ineludible lo siguiente:

-Mantener siempre una higiene perfecta.

-Llevar un vestuario acorde con el del sujeto protegido en cada una de las situaciones.

-En las posiciones estáticas adoptar posturas que no parezcan de relax, abandono o reposo.

-Los movimientos en los desplazamientos a pie tienen que realizarse en consonancia con los de la persona escoltada.

-Debe procurarse que los movimientos y las velocidades en los desplazamientos con vehículo sean normales, evitando brusquedades innecesarias, pues durante el viaje hay veces que el VIP efectúa algún trabajo con su ordenador, lee informes, etc.

-Fumar, beber y comer con moderación. Hacer comidas ligeras para no sufrir somnolencias que perjudiquen la conducción o la atención en la protección.

-Mantener un trato correcto con las personas del entorno del VIP, evitando indebidos excesos de confianza. Ofrecer a todos una imagen profesional y seria de mutuo respeto.

-Guardar con el sujeto protegido una discreción absoluta sobre cualquier intimidad en él observada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario