nuevos artículos

18.5.12

Protección durante las actividades

www.insigniaonline.es

Las actividades profesionales, políticas, sociales, familiares, etc. por las que el VIP sale de su casa, se desplaza y llega a un lugar para realizarlas, gozan también de protección. Dada la profusión de actividades que una persona puede tener, en especial si lleva una vida intensa, resulta imposible contemplar aquí con detalle los numerosos supuestos existentes. Por tal motivo vamos a centrarnos, exclusivamente, en los aspectos que cobran mayor relevancia dentro de las consideradas más comunes, pero sin entrar a desarrollarlas individualmente.

-La permanencia del VIP en su centro de trabajo no requiere protección si este se valora como un lugar seguro, aunque es posible que los agentes se queden en las inmediaciones si aquel suele salir con frecuenta. En caso de hacer falta alguna clase de protección, los escoltas deben buscar un lugar en el cual puedan salvaguardar la integridad física de la persona amenazada, pero sin entorpecer la actividad laboral de dicho centro, como podrían ser un hall, una sala de espera, etc.

-En la protección durante las comidas y cenas en restaurantes derivadas del trabajo o del tiempo de ocio del VIP, al menos uno de los escoltas se encargará de vigilar el vehículo y otro de controlar el acceso al comedor desde, por ejemplo, la barra del bar o una antesala del comedor. Siempre es mejor que los escoltas hayan comido ya antes, pero si el almuerzo no estaba previsto podrán hacerlo en otra mesa cercana al protegido.

-Los eventos derivados de la actividad política que se celebren en un lugar cerrado considerado seguro, tampoco requieren la presencia de los escoltas en su interior. Estos se quedarán en la puerta de acceso, el hall de la entrada o el punto que la organización del acto haya previsto para ello.

-Cuando el lugar del evento no se considere bastante seguro y en él sean necesarios los escoltas, su distribución y colocación deberá compaginar la seguridad con la discreción que siempre acompaña a este tipo de acontecimientos. Igualmente, si allí existe un servicio de apoyo perimetral uniformado habrán de coordinarse con los agentes que lo compongan.

-En eventos donde acuden abundantes personalidades protegidas y se precisan escoltas en el interior donde se desarrolla el acto, suele dejarse esta protección en manos de los agentes que protegen al VIP de mayor importancia a fin de evitar una presencia excesiva de miembros de seguridad. Otras veces, si el hecho acontece en un edificio público, la costumbre establece que quienes la protagonizan son los escoltas del cuerpo policial responsable de dicho edificio.
-También en eventos en los que coincidan escoltas de diferentes cuerpos policiales, es de gran utilidad, para evitar arriesgadas confusiones entre unos y otros, portar en la ropa alguna clase de elemento distintivo. Lo más habitual es llevar una pequeña insignia o pin en la solapa de la chaqueta, insignia que ha ser que ser discreta y simple, pero, sobre todo, ha de ser única, es decir, que sea de fabricación exclusiva para el cuerpo policial que la pida, pues si es de las comercializadas para el público se daría un serio problema de seguridad, ya que un agresor podría hacerse pasar por escolta si la llevase puesta. Esta insignia, además, tiene que renovarse cada cierto tiempo con el propósito de impedir que finalmente se conozca y se hagan réplicas falsificadas.

-Cuando el VIP abandone el lugar de un evento finalizado y exista público allí congregado, se formará la “burbuja” de seguridad con los escoltas y policías del apoyo perimetral para facilitar su salida y el embarque en el vehículo.

-La ubicación adecuada de los escoltas dentro de los locales de ocio a los que acuda el VIP en su tiempo libre, tales como bares y cafeterías, será aquella desde la que se domine la entrada y la parte en la que se halle la persona a proteger, evitando dar la espalda a puertas y ventanas. Si al local se acude con cierta regularidad, no ponerse siempre en el mismo sitio.

-Durante las compras que haga la persona amenazada en comercios de pequeño y medio tamaño, los agentes han de permanecer en el umbral de la tienda controlando el acceso y los movimientos del sujeto a proteger. En los grandes almacenes siempre será preciso acompañarle discretamente por el interior.

-Cuando en un establecimiento entre una persona y lo abandone seguidamente, se permanecerá en alerta durante los minutos siguientes y también al salir del local, dado que esa persona podría ser un informador y haber entrado únicamente para comprobar la presencia del VIP allí, dando el santo a un agresor que se halle en el exterior y entre al poco tiempo para efectuar el ataque o que espere fuera para efectuarlo a la salida. Asimismo, cuidado con las personas que entren en el establecimiento, en cualquier momento, llevando capucha de impermeable o un gorro que le tape parte del rostro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario