nuevos artículos

29.5.12

PRECURSORES DE UNA BOMBA ( segunda parte)


-Sistemas de activación por movimiento: Su finalidad es la de activar la carga explosiva al entrar en movimiento el soporte sobre el que se halle el artefacto. Los sistemas más usados son:

-Burbuja de mercurio: Se comercializa para la industria de la electricidad. Se trata de una cápsula estanca dentro de la cual se halla una pequeña cantidad de mercurio y desembocan separados dos polos eléctricos. Su uso para la construcción de una bomba consiste en fijar a los polos los extremos de los dos cables del circuito eléctrico que activa el explosivo. Al moverse lo suficiente el artefacto, el mercurio entra en contacto con los dos cables cerrando el circuito y provocando la explosión.

-Probeta de plástico con una bola: Es un mecanismo artesanal que se consigue introduciendo dentro de un tubo de plástico los dos extremos del circuito, uno de ellos en contacto permanente con un alambre que no llega por muy poco al otro extremo, y una bola. Al ponerse en movimiento el artefacto desplaza la bola al otro lado del tubo que empuja el alambre y cierra el circuito.

-Pinza de presión o de tracción: A este método se le suele llamar también “cazabobos”. Se coge una pinza y se perforan sus dos abrazaderas para introducir por ellos los extremos de los cables del circuito de la bomba, amarrándolos a dos chinchetas separadas por un pequeño trozo de cartón, madera o plástico que evite su contacto. El sistema de presión se logra al poner la pinza en el suelo junto a una rueda del coche y, al iniciar la marcha el vehículo, este pisa la pinza y aplasta el cartón, provocando el cierre del circuito y con ello la explosión de un artefacto ubicado en el coche o al lado de él. El sistema de tracción consiste en atar el cartón a un sedal de pescar que se fijará sobre una puerta, una moto, el maletero de un coche o cualquier otra cosa que la víctima vaya a mover. Al realizar la acción prevista de mover el objeto, el sedal tira del cartón, que sale de las abrazaderas, cerrándose así el circuito. La tracción también puede usarse para explosionar la bomba al paso de la víctima por un lugar del que se sabe anticipadamente que va a pasar.

-Interruptores de accionamiento: Su función es la de accionar el artefacto para que explosione. Se diferencian de los temporizadores en que no son programables, por lo que su activación ha de ser manual. Los más empleados son:

-Cable con pulsador: Se extiende un cable de salida desde la bomba hasta un lugar seguro elegido por el agresor para accionarla. Un extremo del cable lleva el detonador que va fijado al artefacto, y el otro tiene unas pilas eléctricas con un pulsador. El funcionamiento es muy sencillo, pues al activar el pulsador se produce la explosión. El problema que conlleva este sistema para los atacantes es que son necesarios muchos metros de cable, lo cual hace que pueda ser detectado por los escoltas o por cualquier ciudadano al que le llame la atención.

-Mando a distancia o radio-mando: Consiste en colocar en el artefacto un receptor de radio que active el detonador mediante una señal enviada por un radio-mando a distancia. Con este procedimiento el agresor elimina el problema del cable con pulsador, pero se generan otros, como es el que la bomba no explosione al ser interceptada la señal por un inhibidor o un perturbador de frecuencias, o que se produzca una explosión fortuita al recibir el receptor una señal proveniente de otro radio-mando, una emisora portátil, un teléfono móvil o cualquier otro aparato que emita ondas de radiofrecuencia. En cuanto a la distancia desde la que pueden operar estos equipos de control remoto, esta se sitúa por debajo de los 200 m.

-Teléfono móvil: Es el sistema más recientemente ideado para activar a distancia los detonadores que inician la explosión del artefacto. Como medida de seguridad para evitar explosiones fortuitas, los terroristas suelen programar el teléfono para que sólo pueda recibir llamadas desde un aparato concreto. Entre las ventajas que ofrece el teléfono móvil a los agresores está que su radio de acción es superior a los 200 m. y que resisten bien a los inhibidores y perturbadores. La desventaja se halla en que no les sirve para zonas sin cobertura, como pudieran ser el interior de garajes o los agujeros excavados en un terreno.

-Sensores y fotocélulas: Se denominan así a los aparatos que detectan la presencia de una persona, animal o cosa a través de su movimiento. Estos sensores pueden verse instalados en los accesos a muchos comercios y establecimientos, con la finalidad de abrir automáticamente las puertas de entrada al descubrir a una persona en el umbral. También se ven en las puertas de garajes y ascensores para evitar que se cierren si hay alguien entrando aún. Se comercializan para el público en general y su posesión no requiere licencia alguna. Su principio de actuación se basa en los cambios de la distancia que se produce al entrar en su radio de acción o en los cambios de la iluminación, cosas que se detectan por infrarrojo, por radar y por algún otro sistema más. Esto implica que el accionamiento del artefacto es automático y no manual, lo que significa que no es el agresor quien lo acciona. En alguna ocasión se han instalado bombas con sensores dentro de la guantera de un coche, activándose el artefacto al abrir la tapa. También se han utilizado sensores dentro de cajas de puros en envíos postales bomba.

(CONTINUARA EN EL PROXIMO ARTICULO DEL BLOG)

No hay comentarios:

Publicar un comentario