nuevos artículos

30.4.12

GARAJE Y ESTACIONAMIENTOS


-Las entradas y salidas del garaje son tan peligrosas como las del domicilio y las del trabajo, por lo que tienen un tratamiento similar en la autoprotección.

-Los momentos de mayor riesgo se dan en la salida, al parar el coche en la puerta del garaje sobre la acera, para ceder el paso a peatones y a vehículos que circulan por la calle.


-Los mandos a distancia para abrir el portón de entrada anulan o reducen el tiempo de espera de la apertura, con lo cual hacen disminuir el riesgo.

-En exteriores nunca se debe aparcar en el mismo lugar o zona. Procurar cambiar diariamente aunque esto suponga una molestia.

-Es preferible estacionar en calles o zonas bien iluminadas y bastante transitadas.

-Aparcar en cuesta dificultará a un terrorista adosar al coche un artefacto explosivo con mecanismos de iniciación de péndulo o de bola corredera. Además, en función de la pendiente se podrán ir viendo los bajos según se va acercando el conductor amenazado al vehículo.


-Dejar las ruedas giradas al máximo cuando se termine de estacionar, pues así es más fácil comprobar los pasos de rueda y palieres delanteros.

-Al ir acercándose al coche se tiene que poner la máxima atención sobre él y sus alrededores, con la finalidad de detectar objetos e individuos que infundan sospechas.

29.4.12

VEHICULO (ESCOLTAS)

-El vehículo debe pertenecer a una marca y un modelo muy común, evitando los ostentosos o los que estén pintados en colores llamativos.


-Matricular el vehículo y contratar la póliza del seguro a nombre de otra persona distinta del VIP.

-No personalizar el vehículo poniendo pegatinas en la carrocería, colocando una antena llamativa, instalando alerones o haciendo cualquier cosa en él que centre las miradas de la gente o lo individualice diferenciándolo del resto.

-Variar de vehículo si en la familia hay algún miembro que también disponga de coche. No obstante, es importante saber que esto extenderá el riesgo al otro miembro familiar.

-Nunca dejar las llaves de la vivienda en el interior del coche cuando se deje estacionado.

-Al abandonar el vehículo hay que dejar siempre la guantera cerrada con llave.

-Antes de usar el vehículo se debe hacer la revisión de seguridad, la cual se explicará más adelante cuando hablemos de la búsqueda de artefactos explosivos.

-La revisión de seguridad y la recogida del vehículo tienen que ser hechas en solitario, es decir, por una sola persona. Únicamente cuando se haya acabado dicha revisión subirán los pasajeros al coche.


-Hay ciertas cosas que con ingenio pueden idearse para hacer el coche más seguro, tales como pintar los bajos con brea mezclada de corcho blanco y dificultar así la adhesión de imanes a ellos, colocar en el salpicadero una brújula para detectar la acción magnética si se adhieren imanes en alguna parte del vehículo, o dejar puesto un palillo o algo parecido en las puertas delanteras para comprobar al volver a usar el coche si alguien las ha abierto.

28.4.12

FAMILIA (ESCOLTAS)

-Nadie debe comentar con vecinos, y menos aún con extraños, los horarios, lugares de ocio y las costumbres en general de los componentes del núcleo familiar. En las compras diarias hay que ser discretos con lo que se dice sobre esto a los comerciantes y vecinos.

-Cuidado con la información que se da a los ancianos de la familia, pues algunas personas mayores suelen tender a contarlo fuera de ella.


-Mentalizar a los hijos sobre la necesidad de respetar las medidas de seguridad. Si la madurez de su edad lo permite pueden ser informados de la existencia de la amenaza y del problema que genera a la familia.

-Es preferible que los acompañamientos y recogidas al colegio de los hijos menores sean hechos por personas de la familia distintas al VIP.

-Variar los parques y lugares de recreo donde juegan los hijos pequeños al salir de clase.

-Si se acude con una relativa frecuencia al domicilio de algún familiar, para las entradas y salidas del mismo hay que adoptar las normas de autoprotección citadas para las entradas y salidas del domicilio y del trabajo.

27.4.12

CORREO Y TELEFONO

-En el buzón no poner el nombre y apellidos de ningún residente en la vivienda. Poner solamente el piso y la mano.

-Evitar que la correspondencia venga a nombre del VIP. Es mejor que venga a nombre de un familiar o amigo.

-No recoger jamás cartas o paquetes sospechosos. A este respecto, se indicará al VIP cómo se identifican los envíos inseguros, de lo cual trataremos en el presente texto un poco más adelante.


-El VIP no debe ser el titular de la línea telefónica ni tampoco aparecer en la guía. Solicitar a la compañía telefónica para que en sus servicios de información de usuarios no se faciliten datos a nadie.

-En el contestador automático no se deben dejar grabados mensajes de identidad sobre los titulares del teléfono al que se llama. El mensaje de recibimiento ha de ser el estándar de la compañía.

-Al mantener conversaciones hay que pensar lo sencillo que es intervenir un teléfono. Si se habla por un fijo inalámbrico tener en cuenta que es muy fácil escanearlo.

-Es mejor que no sea la persona amenazada quien contesta al teléfono fijo, de ese modo no se sabrá que está en la casa o lugar donde se halle dicho teléfono.

-Nunca explicar a desconocidos que llamen por teléfono cuándo se podrá hablar con el VIP, pues si es un agresor quien ha llamado sabrá aproximadamente a qué hora hace su entrada a la vivienda.


26.4.12

ENTRADAS Y SALIDAS DEL DOMICILIO Y TRABAJO

-Previamente a efectuar la salida hay que observar, desde una ventana de la vivienda o del lugar de trabajo, el entorno del portal y sus inmediaciones.

-Antes de salir del portal observar desde su interior, si ello es posible, la situación en el exterior, atendiendo a personas, objetos y situaciones que infundan sospechas. Si estas son elevadas no se debe salir, es mejor regresar a casa y llamar a la policía para que las verifique.

-Al salir del portal mirar hacia un lado y el otro, fijando mentalmente el escenario y comprobando en las personas próximas su posición y actitud. Cuidado con quienes parecen estar esperando un autobús en una parada, con los individuos parados en una esquina, los que porten una bolsa o algo similar, los que se hallan en el interior de un vehículo, los que están hablando por teléfono desde una cabina y los que lleven una vestimenta o ropa de abrigo excesiva para la climatología del día. Si cualquiera de ellos empieza a moverse no hay que perderlo de vista.


-Huir del estereotipo del delincuente con aspecto desaliñado y de quienes vistan de un modo llamativo o tengan un semblante que llame la atención. Un agresor desconocido que vigila o espera para acometer un ataque intentará pasar desapercibido, por lo que son las personas, hombres y mujeres, de apariencia más normal las que deben de preocupar.

-Retener en la memoria la matrícula de un vehículo no habitual de la zona y, más tarde, anotarla para facilitársela a la policía a fin de que efectúen las comprobaciones pertinentes.

-Si se comprueba que se está siendo seguido por alguien y ya no se puede regresar a casa, hay que escapar corriendo en dirección a la comisaría policial más cercana o a un lugar muy concurrido. Si esto se descubre al volante del vehículo se deberá tocar la bocina con el mayor estruendo posible para llamar la atención y huir lo más rápido posible.


-Para evitar verse sorprendido en el interior de la vivienda al regresar a ella, en las proximidades de la calle conviene llamar antes a casa por el teléfono móvil con el propósito de saber cómo está la situación allí. Es muy recomendable utilizar una palabra de contraseña que, si es pronunciada por el familiar o amigo que responde a la llamada, significa que hay un agresor esperando en el interior. Esta misma operación se puede hacer en el trabajo con un compañero de confianza.

-A la hora de efectuar la entrada hay que visualizar la situación del exterior del portal desde cierta distancia, atendiendo a los mismos criterios detallados en el punto anterior. Igualmente, si se cree que algo malo puede suceder no se debe entrar bajo ningún concepto. Lo que hay que hacer es alejarse del lugar y llamar a la policía para que compruebe las sospechas que se observen.

-Al acercarse al portal para entrar se debe mirar, si se puede, si hay alguien en su interior. Se tienen que llevar las llaves preparadas para abrir, a fin de hacer esta operación lo más rápidamente posible, pues el hallarse de espaldas a la calle resulta ser siempre un momento delicado.

-No entrar en el portal en compañía de un extraño. Si no ha sido posible evitarlo no subir con él en el ascensor.

25.4.12

VIVIENDA (ESCOLTAS)


-Cambiar el empadronamiento a otro domicilio diferente al que en realidad se habita, ya sea aquel de amigos, familiares u otras personas de confianza.

-No poner el nombre o apellidos en el portero automático, buzones de correos y puerta de entrada al piso.

-No abrir la puerta del portal, y menos aún la del piso, a individuos desconocidos que manifiesten ser repartidores de publicidad, empleados del gas, técnicos de Iberdrola y demás personajes que suelen llamar a los timbres. Tampoco hay que identificarse cuando se hable con ellos.


-La persona amenazada no debe contestar al portero automático ni abrir la puerta del piso cuando suene el timbre. Impedir también que sean los niños quienes acudan a ello. Si el VIP está solo en casa es preferible no contestar que hacerlo él.

-Prestar atención a las cosas que se arrojen a la basura, puesto que entre ellas puede haber recibos, cartas del banco y otros documentos que den información a los agresores.

-Evitar bajar siempre a la misma hora a tirar la basura. Si es posible, que lo haga otro miembro de la familia y, si no, alternar horarios y días haciéndolo también fuera del horario normal.

-No dejar indicios de que la vivienda se encuentra vacía, tales como persianas cerradas largo tiempo o buzones repletos de correspondencia.


-Nunca dejar las llaves de la vivienda bajo los felpudos, sobre los marcos de la puerta, en el buzón, etc.

-Si existe personal de servicio doméstico, este deberá observar las medidas de autoprotección para la vivienda. Entre ellas cabe destacar que en ningún caso deben dar dato alguno a nadie sobre las costumbres de quienes habitan en ella. Igualmente, cuando salga de paseo con los niños deberá variar de lugar de recreo y, si es posible, de horarios.

-Si la casa tiene portero y es de total confianza, se puede hablar con él para que informe de cualquier anomalía que detecte.

24.4.12

RUTINAS (ESCOLTAS)

-Repasar los hábitos y costumbres fuera de casa, buscando qué actos repetitivos se convierten en rutinarios.

-Descubiertas las rutinas el siguiente paso es su ruptura, variando horarios, itinerarios y modos de ejecutar los actos cotidianos, pensando que cuanto más anárquica sea su conducta en ellos mayor será la seguridad.

-Romper rutinas significa poner en práctica una serie de actos tales como procurar no tener horarios fijos en las actividades, combinar diversos modos de desplazamiento y transporte diario, cambiar constantemente de itinerarios, no entrar y salir del trabajo o de casa por el mismo sitio. En fin, llevar a cabo una serie de cosas que para una persona en su vida normal sería algo absurdo.

23.4.12

INFORMACION PREVIA (ESCOLTAS)


-La seguridad del VIP afecta a todas las personas de su familia, por lo que es preciso que a la explicación de las medidas de autoprotección acudan también los familiares que convivan con él.

-Antes de comenzar a explicar consejos, es preciso que el protegido y su familia comprendan la situación real de peligro en la que se encuentra aquel y entender que, ahora, tiene que primar la seguridad sobre la comodidad, debiendo colaborar con los escoltas y seguir sus indicaciones


-Todos deben saber que el incumplimiento del párrafo anterior reportará riesgo no solo a él, si no posiblemente a miembros de su familia y de su círculo de amistades, e incluso a los agentes que tienen la misión de protegerle.

-Es interesante explicar el problema y las consecuencias de una hipotética derivación o extensión de la amenaza hacia otra persona de la familia, de tal modo que todos se sientan partícipes del sistema de seguridad, pero evitando que anímicamente se vean afectados por temores innecesarios

22.4.12

NORMAS DE AUTOPROTECCION

Son muchos los consejos que un especialista en escoltas puede ofrecer a un sujeto protegido para que eleve su seguridad, pero hay que insistir que de nada sirven sin una verdadera concienciación de este sobre el riesgo que corre. Por ello, hay que ascender los consejos a la categoría de normas, las cuales así debe interiorizar la persona amenazada.

Por otro lado, a fin de no repetir normas que pueden interpretarse como de autoprotección y que se van a citar cuando hablemos de la ejecución de la escolta, no se va a configurar un listado de todas, si no que solamente van a reflejarse las que de un modo más directo podemos asociar a un VIP que quiere autoprotegerse. Sin embargo, en el momento de informar a este sobre la autoprotección hay que incluir a todas, tanto las de esta lista como las que se puedan extraer de otras páginas del presente texto y sea posible que el VIP las use.
En cuanto a los escoltas se refiere, las normas de autoprotección también les afectan a ellos, pues perfectamente pueden convertirse en víctimas directas o colaterales de un ataque por parte de los agresores. En concordancia a esto, están obligados a seguir fielmente toda la normativa de la autoprotección, en especial cuando se hallen ejecutando sus tareas profesionales.

Hecha la introducción, pasemos seguidamente a ver las normas de autoprotección que pueden aplicarse, indistintamente, a personas amenazadas con o sin escolta personal.

21.4.12

OTRAS MEDIDAS JUDICIALES

Aparte de las medidas señaladas, existen otras que también contribuyen a mejorar la seguridad del VIP. Veamos algunas de ellas:

-Inexistencia de datos de la persona amenazada en el atestado: Se utiliza en hechos graves cuando hay atestado, para evitar que el VIP pueda ser identificado o sea conocido su lugar de residencia. Puede adoptarse policialmente en un principio y si el juez valida la medida la hará extensiva al sumario.

-Citaciones a través del órgano judicial: Su finalidad es la misma que la anterior, pero es únicamente el juez quien la inicia y dicta.


-Impedir el contacto visual del VIP con el agresor: Con ello ser pretende evitar cualquier clase de situación intimidatoria hacia el protegido. En la vista oral y otras diligencias judiciales solo puede disponer la medida el magistrado, para el resto de situaciones la policía sí es competente para aplicarla unilateralmente.

-Impedir que se tomen fotos o imágenes de la persona protegida: Su efecto reduce o anula la proyección pública.

-Nueva identidad: Se dota a la víctima de una identidad distinta a la suya, lo que hace mucho más difícil su localización por el agresor.

-Medios económicos para cambiar de residencia o de lugar de trabajo: Esta medida, unida a la anterior, pueden hacer innecesaria la escolta, pero no eliminan por completo el peligro. Esta es la única medida que, tomada por la policía, no es imprescindible que deba ser ratificada por el juez.

20.4.12

LOCALIZACION PERMANENTE

-Localización permanente: Consiste en obligar al agresor a llevar encima un aparato electrónico o telemático, que dispare una alerta policial si vulnera una orden de alejamiento. En una novedosa medida que operativamente aún no se halla desarrollada en toda su plenitud, lo que es debido a diversos problemas estructurales.



19.4.12

RETIRADA DE ARMAS DE FUEGO

-Retirada de armas de fuego: Significa el decomiso de las armas y las licencias que tenga el agresor en su poder. Puede ser puesta en marcha por el juez o cautelarmente por la policía y, en tal caso, el decomiso policial ha de estar motivado, es decir, exponiendo en el atestado u oficio al juez las razones que obligaban a ello. Las armas y las licencias, si el magistrado confirma la iniciativa policial, deberán ponerse a disposición de la Intervención de Armas de la Guardia Civil.

18.4.12

PROHIBICION DE COMUNICACION

-Prohibición de comunicación: Suele ir acompañando a la orden de alejamiento, impidiendo al agresor entablar cualquier clase de comunicación con la víctima, ya sea por teléfono, SMS, correo electrónico, correo ordinario, etc.

17.4.12

ORDEN DE ALEJAMIENTO

-Orden de alejamiento: Es una medida que prohíbe al agresor a cercarse a la persona amenazada por debajo de una determinada distancia, la cual suele fijarse en torno a los quinientos metros. Es de gran utilidad para los escoltas, debido a que si aquel es observado por estos a una distancia inferior de la marcada puede ser detenido o, si no, imputado, por el quebrantamiento de la medida judicial, lo que representa un elemento disuasivo y una rápida respuesta a una situación de posible riesgo.


16.4.12

MEDIDAS JUDICIALES

Medidas judiciales

Las adopta un juez, ordinariamente el de instrucción, con la intención de asegurar la integridad física de la persona amenazada. La más extrema de todas, y la que mejor cumpliría tal objetivo, sería la del ingreso o permanencia en prisión del agresor, pero como esto no siempre es jurídicamente posible, el magistrado debe echar mano de otras medidas contempladas en la legislación y que son a las que aquí nos vamos a referir.

Para la operatividad de la escolta se trata de otras medidas de refuerzo que vienen a sumarse a las policiales, considerándolas un buen complemento a la protección policial y que, en ocasiones, llegan a convertirse en instrumentos de enorme ayuda, pudiendo concurrir, además, varias de ellas sobre un agresor al mismo tiempo.

INSIGNIAS JUDICIALES


Conviene saber que al intervenir un juez el asunto tiene que estar forzosamente ya judicializado, pues aparte de él nadie más está capacitado para dictar su aplicación.

Sin embargo, algunas medidas pueden ser iniciadas por la policía de forma cautelar y, después, el juez validarlas judicialmente.

Es interesante resaltar que la obligatoria judicialización de todas estas medidas, deja un tanto fuera de su cobertura a los cargos públicos y privados que, en virtud del puesto que desempeñan, sufren una amenaza genérica y no definida. Ello se debe a que el proceso penal ha de sustentarse sobre un delito concreto, y a que estas medidas han de dirigirse hacia un autor o autores identificados, circunstancias que no encajan ante peligros indeterminados.

INSIGNIAS JUDICIALES
En próximos artículos que publicaremos en el blog, vamos a ir viendo, las medidas judiciales más comunes para reforzar la seguridad de una persona en situación de riesgo, pero teniendo presente que solo podrán ser iniciadas por la policía aquellas en las que así se haga mención expresa, el resto únicamente tiene facultades para iniciarlas el juez y todas, tanto unas como otras, han de ser ratificadas judicialmente por este.

15.4.12

VIGILANCIAS RESIDENCIALES

Vigilancias residenciales

www.insigniaonline.es
A pesar de que está admitido que la vivienda del VIP es un punto seguro, hay personas bajo amenaza que por la importancia del cargo que ostentan, por el potencial riesgo que padecen o por cualquier otra causa, necesitan una protección expresa del lugar donde residen. Algunas son permanentes y van ligadas al cargo o a la posición económica que ocupan, como sucede en las residencias oficiales de los más altos mandatarios de la Administración Pública o en las casas de prominentes empresarios. Otras son ocasionales y se reducen a los supuestos en los que es preciso extender la protección al domicilio de una forma temporal, como podría ser el caso de un testigo amenazado que ha de declarar en un juzgado, fuera de su ciudad, y es alojado en un hotel durante unos días. En las vigilancias residenciales participan policías uniformados y no uniformados, aunque si se pretende una total discreción deberán ser hechas íntegramente por estos últimos.