nuevos artículos

25.3.12

AUTOPROTECCION


La autoprotección, es el modelo de nivel mínimo de seguridad, por lo que su uso debe consignarse a los casos de menor riesgo. No hay dispositivo de escolta alguno y la intervención policial se limita a dar una serie de normas y consejos al sujeto amenazado, en dirección a que sea él mismo quien vele por su seguridad. A pesar de esto, su importancia alcanza una magnitud muy superior a la imaginada, siendo correcto afirmar que si se aplica con una buena dosis de rigor es posible lograr una seguridad más que aceptable. La autoprotección acompaña siempre a las restantes clases de protección, lo que significa que es de aplicación para todos los casos.
www.insigniaonline.es

Es imprescindible que la persona amenazada se mentalice del riesgo que padece y de las posibilidades que ella misma tiene, a través de la autoprotección, de reducirlo e incluso de poder anularlo. Tiene que eliminar pensamientos de autoengaño en el sentido de “esto les pasa a otros y a por mí no van a ir” o de “el que me ha amenazado en realidad no quiere atacarme”, actos e ideas derrotistas de que “haga lo que haga será igual porque saben mucho y no podré evitar el atentado”, además de situaciones de comodidad tales como “me da igual y no voy a variar mi vida ni mis costumbres por esto”.

Las medidas de autoprotección no pretenden, en principio, dar una respuesta al ataque una vez iniciado, si no que tratan, sobre todo, de prevenir el ataque y por lo tanto van encaminadas a neutralizar la principal ventaja que tienen los agresores frente a su víctima: la sorpresa. Para ello, hay que insistir nuevamente en la importancia de la ruptura de rutinas, transmitiendo esto al sujeto amenazado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario