nuevos artículos

16.1.12

LA ORGANIZACION POLICIAL EN PORTUGAL

www.insigniaonline.es
La organización policial de Portugal es claramente pluralista al contar con tres cuerpos principales y dos de policía específica. Los tres primeros son la Policía de Seguridad Pública, la Guardia Nacional Republicana y la Policía Judicial. Ninguno de los tres alcanza por sí solo el concepto de policía integral, ya que las funciones de investigación criminal son exclusivas de la Policía Judicial y esta, a su vez, apenas interviene en la seguridad ciudadana y el orden público. En otras palabras, la situación es parecida a la que se daba en España hasta 1985 con el Cuerpo Superior de Policía y la Policía Nacional. Los dos cuerpos de la policía específica lusa son la Policía Marítima y la Policía Económica, dependientes ambas del Ministerio de Comercio.

www.insigniaonline.es
La militarización en la policía portuguesa se instala en la Guardia Nacional Republicana que, en la consonancia de una fuerza policial militar, mantiene una dependencia del Ministerio del Interior en lo relativo a su aspecto policial y otra del de Defensa en su faceta militar.

La Policía de Seguridad Pública es un cuerpo civil, uniformado, a las órdenes directas del Ministerio del Interior y que se despliega en el ámbito urbano. Sus misiones se circunscriben en velar por la seguridad ciudadana y el orden público, auxiliando además a la Policía Judicial en sus cometidos pero no efectuando investigaciones criminales.

www.insigniaonline.es
La Guardia Nacional Republicana nace inspirándose en la Gendarmería francesa y, como tal, adquiere el carácter militar correspondiente. Opera de manera preferente en el ámbito rural y tampoco realiza investigaciones que no sean las de tipo preliminar para asegurar al delincuente y las pruebas de la comisión del delito. Recientemente este cuerpo ha absorbido a la Guardia Fiscal, una policía específica de naturaleza militar que se ocupaba de la vigilancia aduanera y la represión de los delitos fiscales.

La Policía Judicial surge a finales del siglo XIX con la Policía Cívica. En el año 1902 se transforma en la Policía Judicial de Investigación y en 1927 se decide hacerla depender del Ministerio de Justicia. Tras la segunda guerra mundial se reorganiza y se establece que orgánicamente siga subordinada al Ministerio de Justicia, pero funcionalmente pase a estar a las órdenes de los jueces y fiscales de la Administración de Justicia. Se trata, en definitiva, de un cuerpo no uniformado dedicado en exclusividad a la investigación criminal de todo el mosaico delictivo posible, que cuenta con sus propios laboratorios de policía técnico-científica, gestión de los archivos policiales, servicios de análisis y tratamiento de la información, así como órganos de enlace con las policías de otros países a través de Interpol. Para llevar adelante todas estas tareas dispone de una plantilla compuesta de 3.000 agentes.

www.insigniaonline.es
A pesar de ser un modelo pluralista, sus cuerpos son todos estatales y sus servicios policiales son centralizadores en torno a la Administración del Estado, lo que significa que no existe ninguna cesión de poder policial sobre otras Administraciones Públicas, con la excepción funcional de la Administración de Justicia que controla las actividades de la investigación criminal.

En cuanto al desarrollo de la policía judicial portuguesa, nos encontramos que en esta nación no la hay del tipo funcional y solamente existe la adscrita que no es otra que la ya descrita Policía Judicial. Ello representa una importante e interesante diferencia con respecto a la de otros países, al agruparse toda en un fuerte y único cuerpo a las órdenes directas de los jueces y fiscales.

www.insigniaonline.es
A la Policía de Seguridad Pública se puede acceder desde la base si se tiene una estatura mínima de 1,65 metros y una edad comprendida entre los 21 y 28 años. Si se es seleccionado tras la oposición hay que pasar un curso de 1 año en una academia policial. También se puede entrar al cuerpo directamente a los puestos de mando si se tienen menos de 21 años, unos estudios de nivel algo superior al del acceso desde la base y se supera un periodo de formación de cuatro años más otro de prácticas. Los ascensos se establecen por oposición interna y se requiere superar cada uno de los cursos programados a tal fin.

www.insigniaonline.es
Si se opta por la Guardia Nacional Republicana no se deben rebasar los 26 años de edad y debe tenerse un buen expediente militar, así como haber demostrado una conducta adecuada y la debida aptitud durante el tiempo de permanencia en el ejército.

Por último solo cabe señalar que el ratio de la policía lusa arroja el resultado de un policía por cada 303 habitantes, lo cual le coloca en Europa por detrás de Bélgica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario