nuevos artículos

16.12.11

LUGARES QUE NO SE CONSIDERAN DOMICILIO A EFECTOS LEGALES


www.insigniaonline.es

LUGARES QUE NO SE CONSIDERAN DOMICILIO A EFECTOS LEGALES

-Locales públicos y privados

Los públicos son aquellos que tienen un acceso libre a todas las personas. Los más representativos son los bares, restaurantes, discotecas, tiendas, salas de cine, etc., en las zonas destinadas al público en general, pero también lo son las oficinas, industrias, etc., en las mismas zonas.

Por su parte, en los locales privados no hay acceso libre y solamente pueden entrar quienes estén vinculados a ellos, es decir, el acceso está restringido a personas concretas. Ejemplos de esta categoría de locales son las sociedades culturales, deportivas, gastronómicas, etc., cuya entrada está reservada a los socios; así como talleres, oficinas, industrias, etc., en las áreas donde únicamente entran los trabajadores o empleados.

La STS 1219/2005 de 17 de Octubre deja clara la posición procesal de estos locales diciendo sobre el local de autos que era utilizado para fines comerciales o industriales distintos al de servir de habitación a sus titulares, por lo que no regía para él la garantía de los artículos 18.2 de la Constitución Española y 545 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, siendo válidas tanto la entrada policial en función investigadora sin autorización judicial previa, como el registro hecho con tal autorización, pero sin cumplir todas las previsiones del artículo 569 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal”.

Los locales públicos y privados pueden tener una parte destinada a vivienda, la cual se convierte en una zona conceptuada domicilio y estar protegida por el art. 18.2 de la Constitución. Igualmente, en ambos resulta factible y muy frecuente que coexistan áreas públicas y privadas. En efecto, es habitual en un restaurante tener, por ejemplo, una estancia destinada a almacén, o que una oficina de seguros tenga una sala de espera o un espacio para atender a los clientes.

-Trasteros

 Aunque parece claro que un trastero no unido a la vivienda carece del sentido de domicilio, como así lo ha venido sosteniendo el Tribunal Supremo en múltiples sentencias (824/1995 de 30 de Junio, 686/1996 de 10 de Octubre, 123/1997 de 16 de Diciembre, 999/1997 de 27 de Junio, 1431/1999 de 13 de Octubre, 282/2004, entre otras), hay alguna resolución del mismo órgano que contradice esta doctrina (171/1999). Otras sentencias, participando de esta controversia, se expresan en el sentido de no considerar domicilio a los trasteros, pero sí estimar necesaria la presencia del interesado, o quien le represente, durante el registro, fundamentándolo en que la LECrim. no regula sólo la entrada en domicilios, si no también en todo tipo de lugares cerrados a través de su art. 547.3 en relación al 554.2 y que obligan a cumplir lo dispuesto en el art. 569.

A fin de resolver los investigadores esta incertidumbre procesal, lo mejor para la investigación, nuevamente, es la de ser garantista y acudir al mandamiento judicial o, por lo menos, a la presencia en el lugar cerrado del interesado, su abogado y dos testigos.

-Garajes

 Los garajes que forman parte de la vivienda no ofrecen duda de que sí se consideran domicilio. Las parcelas de garaje abiertas tampoco la ofrecen, pero en sentido contrario, pues está claro que no son domicilio. El problema se suscita con las parcelas cerradas, las cuales están en una situación procesal idéntica a los trasteros, por lo que todo lo indicado para estos tiene validez para esta clase de garajes.


-Casa abandonada o ruinosa

Un piso o casa que no reúna unos mínimos requisitos en cuanto a su estado y uso no puede calificarse de domicilio. Dos sentencias del Tribunal Supremo ilustran muy bien de qué requisitos se trata.
La primera es la del 27 de Septiembre de 1995 al expresar que no es domicilio lo que no es más que una ruina por mucho que allí moren personas, pues le falta la nota de privacidad necesaria para que pueda considerarse domicilio a lo que no es más que un pasillo o dormitorio comunal por el que transitan camellos, drogadictos y puede que hasta personas que no son ni lo uno ni lo otro.

La segunda es la 1798/1994 de 15 de Octubre, donde se sostiene que el piso en el cual se ocupó la droga no constituye morada de persona alguna, ya que en el mismo, sin titular bien concretado y determinado, no vive nadie en él, no existen en el mismo camas, muebles y útiles precisos para llevar a cabo la vida personal o familiar como normalmente se entiende y se encuentra prácticamente abandonado, utilizándose solamente por la acusada recurrente para la venta de droga.

De ambas se deduce que el lugar cerrado, para ser domicilio, entre otras cosas ha de contar con los elementos mínimos a fin de poder desarrollar en él la vida íntima en un ambiente de privacidad, y que su uso debe ser dirigido en dirección a ese desarrollo y no hacia otra actividad.


-Barcos sin zonas habitables

Si un barco, por sus dimensiones o características, carece de partes donde se pueda ejercer con privacidad la vida íntima no se reputará como domicilio.

-Compartimentos de literas de tren

 La jurisprudencia ha establecido que los compartimentos de literas en un tren no tienen carácter de domicilio, puesto que al ser zonas a compartir entre desconocidos no existe la privacidad necesaria para la vida íntima que lo caracteriza, ni la posibilidad de excluir de allí a terceros que acudan de visita o a revisores de la compañía ferroviaria para el acomodo de otros pasajeros o el control de billetes.

-Cabina de camión

 Tampoco se considera domicilio el espacio donde pernocta el conductor de un camión dentro de la cabina.

-Automóviles

 Los coches empleados exclusivamente para servir de medio de transporte no poseen tratamiento de domicilio.

-Taquillas de uso personal

 Las taquillas generalmente utilizadas para cambiarse de ropa en el trabajo o en un gimnasio no pertenecen al concepto de domicilio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario