nuevos artículos

25.11.11

LA EVOLUCION DE LA POLICIA

Siempre que se plantea cualquier análisis evolutivo sobre la policía, resulta importante tener en cuenta que ésta, al igual que su concepto representativo, ha evolucionado siempre en la misma medida que lo ha ido haciendo la sociedad a la que sirve, aunque a veces no fueran ambas al mismo ritmo, cuestión ésta última que también se da en otras profesiones y que no es algo único de la policía.

El concepto general de la policía ha ido cambiando y evolucionando con el transcurrir histórico y, evidentemente, no es igual el que hoy en día tenemos de ella con el de hace varias décadas y, menos aún, si lo comparamos con el de siglos atrás.

Por otro lado al mencionar a la policía, enseguida nos viene a la mente de forma automática la imagen de unos agentes uniformados, que se encargan de la seguridad de las personas y de sus bienes. No obstante, el término policía incluye también a la actividad de la Administración en otras facetas distintas a las relacionadas con la seguridad ciudadana, que precisan de un control normativo que las regule. Dicha actividad, en la mayoría de las ocasiones no es ejercida por los cuerpos policiales que tradicionalmente siempre recordamos, sino por funcionarios pertenecientes a otros órganos administrativos distintos.
 
La pregunta que plantea ésta ampliación del concepto sobre la policía, es qué actividades de la Administración podemos considerarlas como policiales y cuales otras no lo son. La respuesta es posible establecerla en los supuestos donde podamos observar una amenaza del Estado, dirigida a sancionar a quienes no se sometan a la normativa legal de cada actividad. Esto es, donde veamos una coacción por parte de la Administración a hacer cumplir las normas reguladoras.
Como ya veremos mas adelante, a lo largo de la Historia reyes, señores y demás líderes se han servido de todo éste entramado controlador para sus propios fines, especialmente los destinados a mantener su influencia y poder político, utilizando para ello con preferencia a los cuerpos policiales. Efectivamente, al ser estos una fuerza armada jerarquizada con un gran valor coactivo y disuasor, los distintos gobernantes han visto siempre en ellos un dócil instrumento para sus logros de poder, por lo que no dudaron nunca en emplearlos cuando les hacía falta. Haciendo esto propiciaron una grave confusión del concepto de la policía, que se ha ido arrastrando eternamente y que hace imposible aclararlo ahora al estar técnicamente indeterminado y muy viciado ya desde sus comienzos.
 
Todo esto lo iremos viendo y desarrollando a lo largo de próximos artículos y post del blog de insignias on line, para lo cual distinguiremos cuatro etapas históricas que nos ayudarán a entender mejor el problema y que son las siguientes:
 
-La etapa greco-romana.
 
-El periodo de la Edad Media.
 
-El antiguo régimen.
 
-Desde el siglo XVIII hasta nuestros días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario