nuevos artículos

4.11.11

CACHEO CORPORAL INVASIVO

El registro invasivo es la inspección de una o varias cavidades corporales o la exploración interna de cualquier
parte del organismo humano. A raíz de esta definición tenemos dos modalidades de registro invasivo, que son la inspección de cavidades corporales y la exploración interna del organismo, habiendo fijado la jurisprudencia en ambas la obligatoriedad del mandato judicial para poder llevarlas a efecto, al entender que un registro corporal así representa una intromisión en el derecho a la intimidad protegido por el art. 18.1 de la
Constitución, añadiendo que ha de ser practicada por un profesional cualificado de la medicina.
En suma, el registro invasivo viene a ser una doble herramienta procesal que únicamente cabe activarla a través del juez instructor y que sólo puede ser ejecutada por personal médico. Ello no excluye la participación de la policía en la actuación, cualquiera que sea su modalidad, ya que se halla capacitada para solicitar al juez el mandato referido, mediante escrito motivado, y gestionar su cumplimiento una vez concedido. Igualmente, recibe del magistrado, vía oficio judicial, la orden para la vigilancia del detenido mientras se encuentra ingresado en el centro médico donde se le hace el registro invasivo, y para el decomiso de los objetos finalmente extraídos.
Droga ocupada por la policía municipal de Bilbao en registro invasivo
El mandato judicial puede ser sustituido por el consentimiento expreso del afectado, pero en la ejecución no hay sustitución posible que deje fuera a los facultativos médicos, toda vez que con ellos se garantiza un condicionante específico en el registro invasivo, cual es el de evitar causar a la persona daño o menoscabo en su salud e integridad física.
El uso de laxantes u otros medicamentos proporcionados por la policía para la expulsión rectal de objetos alojados dentro del cuerpo, administrados sin autorización judicial o la anuencia del detenido no están permitidos.
La inspección de cavidades corporales hace referencia a la revisión de todo tipo de oquedad, esto es, el ano, la vagina, la boca, el oído y los orificios nasales, así como cualquier otro agujero o hueco producido por una enfermedad, una malformación o un accidente.
La exploración interna del organismo se consigue, fundamentalmente, mediante exámenes radiológicos o ecográficos con los que obtener una imagen de la zona explorada. Lograda la imagen que confirme la existencia de objetos extraños en el organismo, susceptibles de ser indicios materiales, llega el momento de su incautación.
A tal fin y dentro de lo que sigue siendo la exploración interna, el mandato judicial suele incluir en su texto la aplicación del tratamiento médico necesario para hacerse con los citados objetos extraños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario