nuevos artículos

25.8.11

VIGILANCIAS DESDE EDIFICIOS


VIGILANCIA DESDE EDIFICIOS

Este tipo de vigilancia se divide principalmente en tres modalidades: pisos, locales comerciales y edificios públicos.

1.-Pisos: Es un sistema usado con cierta frecuencia y que da muy buenos resultados. Si se realiza bien su enmascaramiento es casi imposible que el punto de observación sea visto desde la calle, con lo que la discreción queda prácticamente asegurada. En esta modalidad se incluyen también a las oficinas, despachos, consultas médicas, etc., que desarrollan su actividad en plantas no situadas en los bajos del edificio.



Entre las ventajas destaca la facilidad para efectuar grabaciones de imágenes de cualquier clase, obteniéndose además gran cantidad de ellas y de buena calidad, al ser factible la colocación de trípodes y otros elementos técnicos que en otras formas de vigilancia normalmente no pueden emplearse.

En las filmaciones hechas con aparatos de video se recomienda disponer de un monitor de televisión donde aparezcan las imágenes en directo, lo que permite al operador decidir cuándo debe accionar el dispositivo de grabación, si no se quiere tener en modo de grabación permanente, y adoptar una posición más cómoda y segura, al no tener que visualizar las acciones desde el visor de la cámara.

Los pisos altos dan una vista panorámica muy buena con la que dominar grandes extensiones de terreno, pero desde ellos, debido al mayor ángulo de incidencia y a la notable altura, no pueden apreciarse bien las caras de las personas ni los pequeños detalles frontales. Por lo general, es preferible apostarse en las primeras o segundas plantas de los edificios, aunque desde ellas el riesgo de detectación sea mayor que en las más altas.

Hay que acondicionar el punto de observación cuidadosamente, creando lo que se llama un cuarto oscuro con cortinajes negros u oscuros, o idear cualquier otro procedimiento que disimule las cámaras y los agentes. Una vigilancia desde una vivienda no debe ser descubierta nunca, pues podría acarrear graves consecuencias a sus propietarios y moradores.

El mayor inconveniente del sistema de vigilancias desde pisos lo representa, precisamente, el poder conseguirlos. En alguna ocasión, muy pocas, resulta viable alquilar una habitación de un hotel, una pensión o un piso completo, pero esto, aparte de obligar a desembolsar dinero, reduce notablemente las posibilidades de elección del punto de observación más adecuado al tener que ajustarse a esos inmuebles. Por ello, es preferible buscar una persona de confianza, dispuesta a colaborar con su propio piso.
Esto, que en principio parece difícil, no lo es tanto y algunas veces incluso los propietarios se ofrecen a participar en el dispositivo de vigilancia. No obstante, antes de proponer al propietario de un piso que acceda a instalar en este un puesto de observación, es necesario averiguar la clase de persona de la que se trata y tener la certeza de que es de total confianza.
En resumen, las vigilancias desde pisos son óptimas para todo tipo de lugares urbanos, sobre todo cuando se necesitan buenas tomas gráficas o se precisa disponer de abundante material técnico. Si la casa no está habitada será posible mantener el servicio durante un gran periodo de tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario