nuevos artículos

6.8.11

EJECUCION DE LA ESCOLTA


EJECUCION DE LA ESCOLTA (PRIMERA PARTE)

En este punto vamos a ir viendo los procedimientos y técnicas de actuación en las protecciones que conllevan una escolta, ya sea esta de tipo puntual o permanente.

1-Agenda de actividades

Para una ejecución óptima de cualquier servicio de escolta es necesario tener una programación anticipada de lo que hay que hacer. A tal fin, el VIP deberá proporcionar a su escolta una lista cronológica de las actividades que piensa realizar en las próximas horas y días, la cual se transcribirá a una agenda donde figurarán las actividades previstas por aquel.

2.-Medio de comunicación con el VIP

La ejecución correcta de una escolta requiere de un medio de comunicación permanentemente abierto con el VIP, de cara a la coordinación de movimientos y a satisfacer cualquier demanda de protección imprevista. Esta necesidad se aprecia con mucha claridad, por ejemplo, cuando hay que acordar el momento exacto de recoger al VIP en la puerta del piso donde vive, o cuando aquel se halla en casa y de improviso tiene que salir a la calle a efectuar algo. En la actualidad, el medio de comunicación permanente es el de la telefonía móvil, a través del aparato del sujeto protegido y el de los escoltas.

3-Ruptura de las rutinas:

 La constante repetición que se viene haciendo sobre la ruptura de rutinas revela la tremenda importancia que ella tiene en la ejecución de la escolta. Es, sin ninguna duda, la mejor herramienta defensiva con que cuenta cualquier servicio de protección personal, pues si los agresores no descubren una rutina fiable en la escolta que les garantice un atentado exitoso, es muy probable que abandonen ante lo complicado que se les pone el asunto.

Las técnicas de actuación principales del servicio de escolta para la ruptura de rutinas son las siguientes:

-El pensamiento del escolta ha de ser que la única rutina admisible es la de romper la rutina.
-Modificar los horarios de recogida y depósito del VIP en el domicilio, el trabajo y los lugares de ocio haciéndolos irregulares.

-Utilizar todos los puntos de entrada y salida posibles de los lugares de residencia, del trabajo y los del ocio, aprovechando puertas traseras, accesos por el garaje, etc. El agresor nunca debe saber con certeza por dónde va a entrar o salir el VIP con su escolta.

-En las esperas a pié a que el sujeto protegido salga de casa, del trabajo o de otro lugar habitual, no situarse siempre en los mismos puntos.

-Emplear todos los medios de desplazamiento posibles, esto es, a pié, en coche, en autobús, en Metro, etc.

-Si se usa el transporte público nunca hay que cogerlo en la misma parada o estación, ni tampoco hacer lo propio al dejarlo.

-Combinar en un mismo trayecto dos modos de traslado, es decir, hacer un tramo a pié y otro en transporte público y al revés.

-Cambiar habitualmente de coche oficial con el que se va a recoger a la persona amenazada.

-En los desplazamientos hay que variar los itinerarios, haciendo incluso cambios sobre la marcha.

4-Protección en las salidas

La recogida o salida del VIP de un lugar es uno de los momentos críticos que entrañan mayor riesgo, en particular cuando se trata de la salida diaria del domicilio para acudir al trabajo. La protección en las salidas comienza mucho antes de que el sujeto protegido pise la calle, debiendo desarrollar los escoltas una serie de tareas previas a ese momento.

Con el fin de ilustrar mejor las técnicas más destacadas en la ejecución de la escolta durante estos dispositivos, vamos a tomar como referencia las empleadas en la recogida diaria de la persona amenazada para llevarla al lugar donde trabaja.

-Llegados al lugar los escoltas, dejar el coche de forma que se pueda salir de allí rápidamente y sin apenas tener que efectuar maniobras. Es preferible tener que invertir más tiempo al estacionar que en el momento de salir.

-Una vez en el escenario de salida hay que fijarse en las situaciones y personas que allí se encuentran, comprobando si cualquiera de estas muestra alguna actitud sospechosa de mirada esquiva, gestos de nerviosismo, etc.

-Conviene recordar que el agresor intentará pasar desapercibido, siendo por lo general las personas de aspecto más común las que en mayor medida deberán preocupar.

-Recorrer las inmediaciones inspeccionando de manera discreta pero eficaz las papeleras, contenedores, arbustos y demás elementos del mobiliario urbano susceptibles de contener un artefacto explosivo.

-Si se observa algún tendido de cable extraño en la zona se debe averiguar su procedencia, toda vez que los agresores pueden servirse de él para activar a distancia un artefacto explosivo.
-Si se va a salir con el sujeto protegido desde el interior del garaje, este tiene que ser previamente revisado.

-Finalizadas las comprobaciones previas a la salida del VIP llega el momento de recogerle, lo que se hará en la misma puerta del piso, pero dejando como mínimo a un escolta en el exterior del portal para que desde ahí controle el portal, el coche y los alrededores de la calle.

-Si el piso no está a gran altura y se puede subir andando, revisar las escaleras mientras se asciende hasta uno o dos pisos por encima del perteneciente al del VIP. Cuando se trate de una vivienda situada en una planta muy elevada a la que forzosamente se tiene que acceder en ascensor, inspeccionar las escaleras y los descansillos de las dos plantas superiores e inferiores inmediatas a la de la persona protegida.

-Antes de llamar a la puerta de la vivienda para que salga el VIP, se debe inspeccionar también el descansillo de la escalera y la propia puerta por la parte exterior.

-Si se va a salir en coche desde el garaje, al menos uno de los escoltas permanecerá vigilando en el exterior junto a la puerta, subiendo al vehículo una vez este haya salido.

Por otro lado, para las escoltas de personas que se hallen bajo una amenaza terrorista o de otras bandas criminales organizadas, es muy importante tener presente que en sus ataques efectuados mediante armas de fuego participan dos o más agresores.

5.-Protección durante los desplazamientos

Los desplazamientos pueden hacerse a pie, en vehículo y en transporte público, siendo aconsejable, combinar de vez en cuando varios de estos modos en un mismo desplazamiento a fin de contribuir a la ruptura de rutinas.

-Desplazamientos a pie:

-Si la protección se realiza con un binomio, es decir, con dos escoltas, la formación de la marcha se configurará con uno por delante del VIP, a escasos metros, y el otro detrás, también a corta distancia pero ligeramente desplazado hacia un lado. En un plano teórico la misión del primero, llamado comúnmente uno o punta, es la de ir abriendo camino y repeler cualquier amenaza o agresión que se produzca durante la marcha.

El segundo o dos se ocupa de cubrir al VIP y, en caso de ataque, es el encargado de su protección inmediata. Las distancias son relativas, es decir, dependerán de cada situación, pero habrán de configurarse garantizando siempre una respuesta inferior a los dos segundos ante una agresión y nunca se dejará un espacio mayor a los diez metros.

-Mantener el máximo cuidado al comienzo del despbocacalles que se crucen.

-No portar bolsas, paquetes, paraguas u otros objetos. Las manos han de estar completamente libres para poder reaccionar bien ante cualquier situación comprometida.

-No usar prendas de abrigo que impidan la maniobrabilidad y, desde luego, llevar las chaquetas, gabardinas, chamarras, etc. Siempre desabrochadas para permitir un rápido desenfunde del arma de fuego o del bastón extensible defensivo.

-Mirar con frecuencia hacia atrás para tener siempre controlada la retaguardia del avance. 


CBIC. Marcel Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario