nuevos artículos

31.8.11

FURGÓN DE POLICÍA

Este furgón de policía, es un vehículo clásico de mediados del siglo pasado. Se trata del modelo Step Van de la marca Ford, que utilizaba la policía norteamericana en los años 50.
En este caso, se trata de una réplica de alta calidad, realizada en metal a 1:24 y diseñada para los coleccionistas de vehículos a escala.
No le falta ningun detalle, tal y como podemos apreciar en las imágenes.
Este modelo puede adquirirse en España en la web de insignia online (www.insigniaonline.es). Su precio: 75 € más gastos de envío y puede solicitarse a través del siguiente correo electrónico:
Más imágenes e información sobre este tema en: "Furgón policial"

Detalle frontal, con placa de matrícula del año de fabricación del modelo
Detalle lateral con rotulación policial
Detalle de la parte posterior del vehículo
Apertura de puertas traseras
En la imagen podemos apreciar el motor del vehículo, junto al asiento del conductor.

30.8.11

VIGILANCIA CON CEBO


VIGILANCIA CON CEBO

Todos los sistemas de vigilancia explicados hasta el momento pueden combinarse con un cebo. Un cebo es algo que se coloca para propiciar una reacción prevista en una zona sometida a observación o en un sujeto vigilado.

A modo de ejemplo, una situación en la que se puede aplicar este sistema se da en ciertas investigaciones de delitos sexuales, consistiendo en situar a una mujer policía en una demarcación determinada donde actúa un agresor sexual no identificado.

Evidentemente, ha de montarse un dispositivo de protección, además del de vigilancia, por si fuera necesaria su intervención para garantizar la seguridad de la compañera.

Cambiando a la mujer policía por otra persona o cosa el sistema puede ser igualmente utilizado para la investigación de más clases de delitos. Ahora bien, hay que analizar correctamente cada caso en aras a tener especial cuidado de no provocar jurídicamente el delito con el cebo, ya que ello viciaría procesalmente la investigación e invalidaría sus resultados.

La seguridad del cebo, bien sea una persona o un objeto de valor, alcanza en este sistema de vigilancia una gran importancia. Con dicho propósito es muy recomendable colocar al cebo algún dispositivo técnico de escucha o visión y localizador GPS, como puede ser un micrófono oculto o una microcámara, mediante el cual los agentes del operativo de protección sepan qué pasa en todo momento y dónde.


29.8.11

VIGILANCIA AL DESCUBIERTO


VIGILANCIA AL DESCUBIERTO

En ocasiones puede suceder que no exista otra forma posible de vigilancia que a cielo abierto o al descubierto, es decir, a la intemperie. Este sistema cabe sustituirlo o apoyarlo, a veces, por vigilancias mediante cámaras ocultas exteriores debidamente  camufladas en la zona a controlar.

Si la vigilancia al descubierto es en el medio rural, esto es, un campo o un monte, además de ser una operación bastante incómoda, tiene la importante dificultad de poder conseguir un lugar a salvo de las miradas y las comprobaciones de seguridad de las personas cuya actividad se quiere observar y que, al mismo tiempo, sea válido para cumplir la misión policial encomendada. También suele ser difícil, la mayoría de las veces, lograr filmaciones y reportajes gráficos, pues su instalación a la intemperie es  más complicada que si se dispone de un observatorio en un recinto protegido.

Para resolver estos problemas conviene valorar la posibilidad de instalar una tienda de campaña y hacerse pasar por simples campistas. Si en las cercanías hay algún río o un monte conocido, los agentes pueden fingir ser pescadores, excursionistas o aficionados al montañismo. También se puede aparentar ser trabajadores que reparan un vallado o cualquier otra cosa que tenga su lógica explicativa según el terreno y la zona.

No obstante, cualquier iniciativa de esta clase debe ser muy bien ponderada y su escenificación ha de ser lo más perfecta posible, sobre todo si se sabe que las personas a vigilar son desconfiadas.

Otro aspecto a destacar, en el medio rural, es la exigente necesidad de los policías a aumentar la distancia del punto de observación al objetivo a vigilar para evitar ser detectados, especialmente si el terreno es llano y no hay en él árboles o maleza donde aquellos puedan pasar inadvertidos, por lo que la apreciación de los movimientos y detalles de los individuos vigilados se verá sensiblemente disminuida. En idéntico sentido, hay que señalar que al oscurecerse el día con el atardecer y debido a la ausencia de luz artificial, la observación se vuelve más imprecisa y las horas de vigilancia se ven limitadas a las permitidas por la iluminación del día.

Todos estos inconvenientes se pueden paliar con prismáticos de acercamiento visual, así como con las antes mencionadas cámaras ocultas en el caso de ser factible su instalación, cosa un tanto compleja de conseguir pero cada vez menos difícil debido a que los avances tecnológicos proporcionan nuevos sistemas de grabación oculta y en directo. A este respecto cabe insistir que las cámaras que se instalen deberán estar perfectamente mimetizadas con el terreno. Si se dispone de una carretera cercana o de un camino rural se podría estacionar una furgoneta u otro vehículo de apoyo, pero siempre y cuando pueda pasar suficientemente desapercibida o la duración de la vigilancia sea muy breve. En la misma línea, la falta de luz se puede mitigar empleando prismáticos y cámaras infrarrojas, pero la visión y las imágenes obtenidas con tal material no son de igual calidad que las proporcionadas en una situación normal de iluminación.

Por su parte, las vigilancias al descubierto en ciudades o zonas urbanizadas presentan una problemática algo menor. Mientras se desarrolla la vigilancia pueden fingirse falsos trabajos de obras o de pintura en la vía pública, hacerse pasar los investigadores por vendedores de cupones de lotería, jardineros en un parque, topógrafos en un descampado, o cualquier otra forma que dependerá de la imaginación e ingenio del equipo policial que deba llevar a cabo el trabajo, pero que habrá de estar muy bien representada. En cuanto al uso de cámaras ocultas se refiere, estas son más fáciles de camuflar gracias a la diversidad del mobiliario urbano

POLICIAS MOTORISTAS SE CITAN EN TARRAGONA



Policías motoristas españoles y extranjeros se han citado en Tarragona, los próximos días 30 de septiembre y 1 y 2 de octubre, para celebrar el 50 aniversario de la creación de la unidad motorizada de la Guardia Urbana de Tarragona.
Las fechas coinciden también con la creación de  la sección española de la Asociación Internacional de Policía (I.P.A.) y con la cuarta edición de la Concentración de Policías Motoristas.

En la imagen izquierda, podemos ver el programa de actos establecido para esas fechas, así como la web y el correo de contacto de la organización del evento.

26.8.11

VIGILANCIAS URBANAS

VIGILANCIAS URBANAS


En el post anterior hablabamos de las vigilancias y seguimientos de delincuentes y sospechosos desde edificios. Hoy abordaremos este mismo tema, incluyendo las vigilancias desde locales comerciales y edificios públicos.


2.-Locales comerciales


 Las características de los locales comerciales situados en los bajos y sótanos de los edificios limitan bastante su uso como puntos de observación y, por tal motivo, son poco utilizados.

Al estar en el mismo plano que la calle la perspectiva visual disminuye por no poder mirar al objetivo desde un nivel superior, lo que generalmente resta eficacia a la vigilancia. Sin embargo, desde un local de esta clase se pueden vislumbrar los pequeños detalles próximos al puesto de observación.

La mayoría de los locales comerciales ubicados en lonjas tienen escaparates de un cierto tamaño, que perjudican la seguridad de no ser descubierta la vigilancia desde fuera, sobre todo si esta se hace estando el local cerrado al público. Por eso mismo pocas veces resulta posible efectuar filmaciones de cualquier clase sin peligro.

Otra dificultad representa el hecho de que el local tiene una actividad comercial o industrial propia, si es que no se trata de un establecimiento vacío y sin funcionamiento alguno, con empleados y clientes a los que les puede parecer extraña la presencia de personas ajenas a aquel.

En definitiva, este tipo de vigilancia puede ser aplicada para observaciones diurnas cercanas al objetivo a controlar, de no mucha duración y que no precisen la obtención de material gráfico.




3.-Edificios públicos


Los edificios e instalaciones pertenecientes a cualquier institución pública tienen gran interés para los cuerpos de policía a la hora de buscar observatorios para vigilancias.

Disponen de idénticas ventajas que los pisos y el contacto con el responsable de las dependencias a usar suele ser más fácil y sencillo, sobre todo si pertenece a la Administración Pública, pues en ellas existe siempre una subordinación jerárquica a un funcionario superior al que apelar para que favorezca y acceda al consentimiento a la policía de usar las estancias. Todo esto es aún más fácil si el edificio pertenece a la misma Administración de la cual también depende el cuerpo policial actuante.

Si las instalaciones son grandes, como por ejemplo un edificio de oficinas, se podrá elegir la planta e incluso la ventana más idónea, así como los accesos y formas más convenientes para efectuar los distintos relevos.

La única dificultad que presentan las vigilancias desde edificios públicos estriba en su uso durante las horas en las cuales hay personas trabajando en su interior. Esto perjudica la confidencialidad de la investigación y puede obligar a limitar el tiempo de vigilancia, o bien a elegir un punto de observación discreto pero menos efectivo.



25.8.11

VIGILANCIAS DESDE EDIFICIOS


VIGILANCIA DESDE EDIFICIOS

Este tipo de vigilancia se divide principalmente en tres modalidades: pisos, locales comerciales y edificios públicos.

1.-Pisos: Es un sistema usado con cierta frecuencia y que da muy buenos resultados. Si se realiza bien su enmascaramiento es casi imposible que el punto de observación sea visto desde la calle, con lo que la discreción queda prácticamente asegurada. En esta modalidad se incluyen también a las oficinas, despachos, consultas médicas, etc., que desarrollan su actividad en plantas no situadas en los bajos del edificio.



Entre las ventajas destaca la facilidad para efectuar grabaciones de imágenes de cualquier clase, obteniéndose además gran cantidad de ellas y de buena calidad, al ser factible la colocación de trípodes y otros elementos técnicos que en otras formas de vigilancia normalmente no pueden emplearse.

En las filmaciones hechas con aparatos de video se recomienda disponer de un monitor de televisión donde aparezcan las imágenes en directo, lo que permite al operador decidir cuándo debe accionar el dispositivo de grabación, si no se quiere tener en modo de grabación permanente, y adoptar una posición más cómoda y segura, al no tener que visualizar las acciones desde el visor de la cámara.

Los pisos altos dan una vista panorámica muy buena con la que dominar grandes extensiones de terreno, pero desde ellos, debido al mayor ángulo de incidencia y a la notable altura, no pueden apreciarse bien las caras de las personas ni los pequeños detalles frontales. Por lo general, es preferible apostarse en las primeras o segundas plantas de los edificios, aunque desde ellas el riesgo de detectación sea mayor que en las más altas.

Hay que acondicionar el punto de observación cuidadosamente, creando lo que se llama un cuarto oscuro con cortinajes negros u oscuros, o idear cualquier otro procedimiento que disimule las cámaras y los agentes. Una vigilancia desde una vivienda no debe ser descubierta nunca, pues podría acarrear graves consecuencias a sus propietarios y moradores.

El mayor inconveniente del sistema de vigilancias desde pisos lo representa, precisamente, el poder conseguirlos. En alguna ocasión, muy pocas, resulta viable alquilar una habitación de un hotel, una pensión o un piso completo, pero esto, aparte de obligar a desembolsar dinero, reduce notablemente las posibilidades de elección del punto de observación más adecuado al tener que ajustarse a esos inmuebles. Por ello, es preferible buscar una persona de confianza, dispuesta a colaborar con su propio piso.
Esto, que en principio parece difícil, no lo es tanto y algunas veces incluso los propietarios se ofrecen a participar en el dispositivo de vigilancia. No obstante, antes de proponer al propietario de un piso que acceda a instalar en este un puesto de observación, es necesario averiguar la clase de persona de la que se trata y tener la certeza de que es de total confianza.
En resumen, las vigilancias desde pisos son óptimas para todo tipo de lugares urbanos, sobre todo cuando se necesitan buenas tomas gráficas o se precisa disponer de abundante material técnico. Si la casa no está habitada será posible mantener el servicio durante un gran periodo de tiempo.


24.8.11

PLACAS E INSIGNIAS PROFESIONALES

Y hablando de placas e insignias profesionales, os presentamos la imagen de la nueva placa oficial de la Policía Local de Cerceda (A Coruña).Las nuevas placas e insignias de identificación profesional que se utilizan actualmente en la Comunidad Autónoma de Galicia, han sido fabricadas según los diseños, medidas, colores y características de las nuevas homologaciones de la Xunta.En concreto esta placa de Policía gallega (al igual que otros modelos similares: Betanzos, Guitiriz,etc..), ha sido fabricada por la prestigiosa firma española insignia online (www.insigniaonline.es), especializada en la fabricación de placas e insignias profesionales de alta calidad y bajo coste.
Más modelos en: